Desde Philips, se determinó que la espuma se puede degradar en determinadas circunstancias, influenciada por factores como el uso de métodos de limpieza no aprobados, como ozono, y ciertas condiciones ambientales que implican altas temperaturas y humedad.

 

Las condiciones ambientales que pueden ser una de las causas de este problema se refieren a las temperaturas climáticas y regionales de los países donde se utilizan y almacenan los dispositivos.

 

Este factor no se refiere a la temperatura y humedad generadas por el dispositivo para el uso del paciente.

Nuestro sitio se puede visualizar mejor con la última versión de Microsoft Edge, Google Chrome o Firefox.