Centro de noticias | México

masthead telehealth eicu l
dic 18, 2020

¿Cuál es el futuro de la telemedicina? Sesión de preguntas y respuestas con expertos médicos

Tiempo estimado de lectura: 8-10 minutos

A medida que los líderes en materia de salud definen el futuro de la telemedicina, tres médicos líderes de Philips ponderan las oportunidades y los desafíos que se avecinan

Debido a la COVID-19, las comunidades de todo el mundo adoptaron con rapidez la telemedicina como un modelo de atención médica seguro y conveniente. La aceptación por parte de los profesionales de la salud creció exponencialmente a medida que el hogar se convirtió en un nuevo centro para la atención. A medida que la pandemia continúa alterando la forma en que se brinda la atención médica, los líderes en materia de salud trabajan en torno a encontrar una posición estable y a consolidar la telemedicina en los próximos años. Para ayudar a guiar este proceso, tres líderes médicos de Philips sopesaron tanto las oportunidades como los desafíos que se avecinan para la sostenibilidad a largo plazo de la telemedicina: Huiling Zhang, Director médico de atención conectada, Cindy Gaines, Líder de transformación clínica de atención conectada, y Adam Seiver, Líder médico de atención terapéutica y atención respiratoria hospitalaria. ¿El sentimiento resonante? Para que la telemedicina perdure, se necesitará una transformación clínica: es necesario reconfigurar los flujos de trabajo, la industria colaborará de formas nuevas y los proveedores deben adaptarse continuamente a las dinámicas y métodos de trabajo cambiantes.

 

P1: El uso de la telemedicina se disparó durante la pandemia. En su opinión, ¿cuál es el principal obstáculo para la adopción a largo plazo?

 

Huiling Zhang (HZ):  En primer lugar, tenemos que dejar de pensar en la telemedicina como videoconferencias unidireccionales o llamadas telefónicas con su proveedor médico. A medida que el lugar donde se presta la atención médica se vuelve más flexible, y nuestra dependencia de la tecnología crece para apoyar estos entornos diversos, la telemedicina puede desempeñar un papel importante como una forma más operativa de prestar asistencia médica. Al igual que las citas en persona, la telemedicina debe integrarse plenamente con las operaciones diarias de una organización hospitalaria, desde la programación de citas, la facturación y los pagos, hasta la distribución del personal según sea necesario. Todos los involucrados, incluidos los proveedores, los pagadores y los pacientes, necesitan tener confianza en que la telemedicina, cuando se implementa y se utiliza de forma correcta, puede ser tan eficaz como una visita médica en persona, y deben ponerla en práctica para integrarla por completo a los flujos de trabajo clínicos y operativos para optimizar la prestación de la atención médica independiente de la ubicación geográfica.

 

Cindy Gaines (CG): Cualquier transformación digital que se produzca tan rápidamente corre el riesgo de convertirse en una “moda pasajera”, por ello hay trabajo que hacer para asegurarse de que ese no sea el caso. Existe una amenaza real de que la telemedicina se convierta en la próxima adopción de los registros de salud electrónicos (electronic health records, EHR) como a principios del 2000. Si bien el impulso del “Uso significativo” prometía avanzar en la gestión de la información sanitaria, con el tiempo estas soluciones evolucionaron para ser fuentes dispares de carga administrativa, en gran parte porque las organizaciones no invertían el tiempo necesario para modificar sus flujos de trabajo e incorporar la tecnología, para obtener sus eficiencias y ventajas. Existe el mismo riesgo para la telemedicina, mientras que su promesa radica en su conveniencia y acceso mejorado, si los flujos de trabajo no cambian, no se mantendrá. Para evitar que la historia se repita, necesitamos sentirnos cómodos mezclando lo viejo con lo nuevo y contratar expertos en flujo de trabajo y expertos en tecnología dedicados a la transición y al diseño de los flujos de trabajo.

 

Adam Seiver (AS): Si hemos aprendido algo de la digitalización de la atención médica a lo largo de los años, es que no se trata solo de la tecnología sino de las personas, los procesos y los incentivos que existen para asistirla. Existe el riesgo de que la adopción de la telemedicina sea más un “empujón” tecnológico que el “tirón” de un problema subyacente. La telemedicina no es solo la cereza del pastel; necesita mezclarse con la masa. Si tomamos la telemedicina aplicada en casos críticos como un ejemplo, para que la eUCI sea un modelo eficaz y colaborativo para monitorear a nuestros pacientes enfermos de gravedad, esta requiere de un rediseño de los flujos de trabajo de cuidados intensivos, no solo de una instalación tecnológica. 

 

P2: ¿Cuál es la pieza más importante para establecer la telemedicina a largo plazo?

 

HZ: Si bien la telemedicina se creó una reputación en 2020, ahora necesitamos asegurarnos de que nuestras columnas vertebrales informáticas maduren con estas soluciones. Para ello debemos activar un flujo seguro de datos donde y cuando sea necesario. La participación de la telemedicina en el futuro de la atención hospitalaria depende de las soluciones interoperables que proveen fundamentos para tomar decisiones basadas en datos. Apoyar a los pacientes en una multitud de entornos de atención de la salud requiere infraestructuras sólidas de intercambio de datos, establecer un estándar para que los sistemas dispares interactúen más fácilmente entre sí y reevaluar las políticas restrictivas de privacidad ajustadas al modelo de atención transaccional tradicional. El incentivo financiero adecuado y las reformas a los pagos también serán fundamentales para la migración a la telemedicina a largo plazo. 

 

CG: Para mí, el éxito de la telemedicina radica en transformar la forma en que hablamos sobre la atención médica. Necesitamos eliminar el término “dar de alta” de nuestros vocabularios. Ese término está destinado a la atención episódica del enfermo, no al cuidado continuo. La supervisión remota del paciente a través de tecnologías portátiles o dispositivos conectados no es solo para después del alta médica para evitar una readmisión, sino para darle ojos al proveedor del entorno que habita un paciente para un manejo proactivo de su salud, y para darle a los pacientes una manera pasiva y conveniente de permanecer conectados con sus proveedores. 

 

AS: La colaboración y la conectividad desde la cabecera a la red, y el papel que desempeña la tecnología para mejorarla, es una parte importante para asegurar la longevidad de la telemedicina. Para la telemedicina aplicada en casos críticos, esto significa que el personal virtual y de cabecera necesitan sentir que forman parte del mismo equipo, apoyarse mutuamente y así mejorar la atención que prestan al paciente. Con esta mentalidad, se puede determinar cuáles tareas se gestionan mejor de manera remota y cuáles se realizan mejor en persona para maximizar el tiempo, la energía y los recursos del equipo de forma cooperativa en lugar de competitiva. Más allá de esto, el 5G y la conectividad y movilidad mejoradas que esto permite, es muy prometedor para garantizar que la telemedicina siga siendo una herramienta conveniente y práctica tanto para los proveedores como para los pacientes. 

P3: ¿Cómo prevé que la telemedicina cambie la dinámica interpersonal de atención médica y la colaboración más ampliamente?

 

HZ: La forma en que los pacientes abordan su atención médica está cambiando, y la forma en que comunicamos y registramos eventos de salud, tanto grandes como pequeños, necesita cambiar con ella para que podamos involucrar realmente a los pacientes en su propio cuidado. Los pacientes de hoy en día tienen una mayor influencia en su atención, y si el seguro continúa cubriendo la telemedicina después de la pandemia, les damos aún más opciones. A medida que esta dinámica de poder continúa cambiando y los pacientes interactúan con los crecientes puntos de acceso de la atención médica, necesitamos asegurarnos de que nuestras infraestructuras ayuden a nuestros proveedores a mantenerse informados y conectados con todas las opciones de atención médica o de lo contrario quedarán a oscuras. 

 

CG: La relación tradicional entre proveedor y paciente ya estaba cambiando antes de la pandemia y los desafíos de este año han aumentado la importancia de que los proveedores determinen cómo satisfacer las necesidades de los consumidores, conforme evolucionan. Ya sea que un paciente prefiera la atención médica en persona, o prefiera comunicarse a través de un mensaje de texto, los proveedores deben personalizar su enfoque para que coincida con la forma en que los pacientes desean acceder a su atención. Más allá de esta relación uno a uno, la telemedicina también cambiará la forma en que los proveedores colaboran con otros participantes en el entorno para cerrar las brechas de datos: debido a que los pacientes actuales interactúan con múltiples modelos de atención y servicios de telemedicina convenientes, existe un riesgo creciente de tener datos dispares.

 

AS: El examen físico en persona ha estado perdiendo popularidad por un tiempo, y la telemedicina solo acelera este cambio. No es ningún secreto que las generaciones más jóvenes favorecen la conveniencia, y necesitamos encontrar el equilibrio entre la atención conveniente y la atención de calidad, si priorizamos la conveniencia, podría haber cosas que perderemos en el camino, o como Cindy y Huiling sugirieron, podría conducir a una atención médica fragmentada. Sin embargo, el aumento del poder en manos de los pacientes cuando se trata de dónde y cuándo buscan la atención médica podría ser algo bueno ya que, en última instancia, mejora la responsabilidad y el compromiso. 

 

P4: En pocas palabras, ¿qué espera para el futuro de la telemedicina?

 

HZ: No podemos pasar por alto la importancia de garantizar el reembolso a largo plazo en la telemedicina. Si bien la pandemia impulsó la autorización de emergencia y de los permisos temporales para reembolsos, no podemos volver a las estructuras de pago anteriores a la COVID-19. Mi esperanza es que la telemedicina haya logrado un impacto suficiente en 2020 para que pueda se pueda considerar en igualdad de condiciones con la atención tradicional en persona, y sea financiada adecuadamente. 

 

CG: Hablamos de crear una atención continua, pero todavía no funcionamos de esa manera. Mi esperanza es que el aumento de la telemedicina durante la COVID-19 sea el impulso que necesitamos para pasar de puntos de contacto esporádicos a interactuar de verdad con los pacientes y gestionar eficazmente su atención desde casa, y a convertir el hogar en un epicentro para la atención médica. 

 

AS: Mi esperanza es que la telemedicina ayude a acelerar la atención crítica descentralizada para que cualquier paciente pueda recibir la atención adecuada de forma conveniente. A los pacientes les gusta ser tratados en sitios cercanos a sus hogares, pero los hospitales locales no siempre tienen los recursos necesarios. La telemedicina puede ayudar a satisfacer a los pacientes que podrían ser tratados de mejor forma en un centro académico y apoyar la prestación regionalizada de cuidados críticos. 

 

El 25 de febrero de 2021 se hicieron actualizaciones pequeñas a este artículo para reflejar la naturaleza actual de la pandemia por COVID-19.

Comparta en sus redes sociales

Temas

Contactos

Ileana Carrasco

Ileana Carrasco

External Communication & PR Manager

Tel.: 50766772372

Líderes médicos de Philips:

Huiling Zhang
Huiling Zhang
Chief Medical Officer of Connected Care
Cindy Gaines

Cindy Gaines

Transformation Leader of Connected Care

Adam Seiver

Adam Seiver

Medical Leader for Therapeutic Care and Hospital Respiratory Care

Nuestro sitio se puede visualizar mejor con la última versión de Microsoft Edge, Google Chrome o Firefox.