Centro de noticias | México

masthead blog Jan-Willem Scheijgrond
nov 17, 2021

Tres formas en que el sector privado puede ayudar a desarrollar la resiliencia del sistema de salud

Por Jan-Willem Scheijgrond
Global Head of Government and Public Affairs

Tiempo estimado de lectura: 7-9 minutos

Mientras los gobiernos todavía luchan por responder a la COVID-19, los eventos climáticos amenazan, cada vez, más la salud humana. Las olas de calor, los incendios forestales, las inundaciones, la escasez de agua y el aire contaminado que rompen récords tienen un impacto importante en la salud de las personas [1] y ejercen presión sobre los sistemas de salud mundiales que ya se encuentran en dificultades por la presión prolongada de la pandemia. E incluso antes de la llegada de la COVID, los sistemas de salud estaban agobiados por el creciente desafío de las enfermedades no transmisibles, a menudo afecciones crónicas que son costosas de manejar. A medida que las necesidades aumentan, también lo hacen los costos. Ahora, es un buen momento para pensar en cómo hacer que nuestros sistemas de salud sean resilientes y (financieramente) sostenibles.

 

La COVID-19 ha desbloqueado un gasto sanitario masivo, pero el gasto durante la crisis no equivale a una mejora de los sistemas de salud ni hace que los sistemas de salud sean más resilientes. ¿Cómo pueden nuestros sistemas sanitarios sobrecargados seguir satisfaciendo las crecientes demandas y afrontar las crisis futuras? Para los países en medio de la crisis, es comprensiblemente difícil lidiar con preguntas como esta. Pero no podemos esperar hasta el final de la pandemia, se esperan nuevos desafíos en el horizonte. Ahora es el momento de que los líderes hagan una pausa y descubran cómo garantizar que los sistemas sanitarios puedan seguir respondiendo ante el aumento de la demanda asistencial, que a veces se dispara.

 

En la Asamblea General de la ONU de este año, los líderes debatirán sobre la recuperación tras la COVID-19. Estos debates deben centrarse en el desarrollo de una capacidad del sistema sanitario que sea sostenible, tanto desde el punto de vista financiero como medioambiental. La COVID-19 ha puesto de manifiesto grandes debilidades en los sistemas de salud de todo el mundo y ha exacerbado las brechas en la calidad y el servicio. [2] Como observó el Dr. Matshidiso Moeti, Director regional de la Organización Mundial de la Salud para África el año pasado: «La pandemia de coronavirus ha demostrado una vez más la importancia de invertir en los sistemas de salud, mejorar el acceso equitativo a la atención y mejorar la preparación para prevenir y controlar los brotes» [3]
 
Un liderazgo sólido y un esfuerzo orquestado para atraer a todas las partes interesadas a la mesa serán fundamentales para impulsar la toma de decisiones. En el futuro, creo que el sector privado deberá desempeñar un papel crucial en el esfuerzo colectivo requerido para construir sistemas de salud globales resilientes. Estas son tres estrategias de desarrollo de la resiliencia que, con la participación activa del sector privado, podrían ayudar a fortalecer la capacidad del sistema de salud y generar un impacto duradero:

  • Crear vehículos de inversión inteligentes que desbloqueen las inversiones públicas y privadas en la prestación de la atención de la salud donde más se necesitan: la atención primaria de la salud.
  • Aumentar la eficiencia y eficacia de los sistemas de salud a través de la transformación digital.
  • Asociarse en nuevas formas que aprovechen la experiencia pública y privada.
remote training

Desbloquear las inversiones en la atención primaria de la salud

 

Ya sabemos que la atención primaria puede fortalecer los sistemas de salud y, lo que es más importante, mejorar la salud de las personas. Según el Banco Mundial, la atención primaria puede gestionar el 90 % de las demandas de atención de la salud. [4] Esto lo convierte en la forma más rentable de abordar las necesidades integrales de salud cerca de los hogares y las comunidades de las personas. [5] Además, la atención primaria de la salud bien diseñada tiene el potencial de ayudar a aplanar la curva durante una crisis de salud, como la COVID-19. [6] Existe un amplio consenso en que la atención primaria es fundamental para lograr la cobertura universal de salud (universal health coverage, UHC) y crear un sistema de salud resiliente. Los países más cercanos a lograr la cobertura universal de salud han sido los más resilientes durante la crisis de la COVID. [7] Por lo tanto, para desarrollar sistemas de salud resilientes y sostenibles, debemos encontrar formas de desbloquear las inversiones en la atención primaria de la salud.

 

Sin embargo, la financiación es el mayor cuello de botella en la expansión de la atención primaria, en especial, en los países emergentes. Los modelos de financiación tradicionales (subvenciones y préstamos) son inadecuados, mientras que los préstamos comerciales son demasiado caros. Además, solo una fracción de las inversiones de impacto social se destina a financiar la atención primaria debido a la aversión al riesgo de los inversionistas. La cuestión es cómo crear vehículos de financiación que desbloqueen las inversiones a largo plazo en la atención primaria de la salud y que garanticen un rendimiento aceptable para los inversionistas. El desafío consiste en que la atención primaria de la salud es gratuita en la mayoría de los países emergentes, por lo que, ¿cómo generarían ganancias las inversiones cuando los pacientes no pagan nada? Los sistemas de pago, por lo general, están a cargo de gobiernos que a menudo hacen reembolsos a tasas demasiado bajas. Los rendimientos estrechos, los altos costos iniciales y la dependencia del apoyo del gobierno pueden hacer que los inversionistas vean la atención primaria como un riesgo demasiado alto.

 

Necesitamos encontrar rendimientos adicionales y fiables para reducir el riesgo de los inversionistas. Si las inversiones obtienen su retorno de los fondos que sostienen el sistema, como los pagos de reembolso o las primas de seguros, que se «completan» con ingresos alternativos, podría hacer que los modelos de negocio de atención primaria sean más viables y sostenibles.

 

Una visión de financiación innovadora denominada financiación de «doble mezcla», que Philips desarrolló junto con Total Impact Capital, podría ayudar a desbloquear inversiones muy necesarias al fortalecer tanto el lado de la inversión como el lado de los ingresos (retornos) de las inversiones. Un enfoque de doble mezcla implica usar una mezcla de inversiones para amortiguar una inversión y reducir el riesgo en la etapa inicial, así como también la mezcla de ingresos para minimizar el riesgo a largo plazo y aumentar la sostenibilidad del flujo de caja. Philips y Total Impact Capital se están asociando con Health Finance Coalition para convertir esa visión en un vehículo de inversión inicial de doble mezcla. La ambición es hacer que la atención primaria de la salud de calidad sea asequible y accesible en toda África, al hacer que sea atractivo para la inversión.

Csuite and services

Mejorar los sistemas de salud a través de la transformación digital

 

Si bien el gasto general en la atención de la salud ha aumentado en respuesta a la COVID-19, el gasto realizado durante una crisis no es sostenible. El diseño tradicional de la atención de la salud centrado en el hospital ya no está preparado para el futuro. La creación de un sistema de atención de la salud resiliente requerirá rediseñar el modelo de prestación de servicios para que las personas puedan acceder a la atención de la salud de manera más eficiente, asequible y más cercana a casa. La transformación digital de la atención de la salud puede impulsar este rediseño, y aumentar la capacidad de respuesta y la resiliencia en general. De hecho, un sistema de atención de la salud resiliente será un sistema digital de atención.

 

La adopción de la tecnología digital por parte de los profesionales de la salud, los pacientes y quienes buscan atención se ha acelerado radicalmente durante la pandemia. Los proveedores sanitarios, en respuesta a la COVID-19, ampliaron rápidamente sus capacidades de cuidado virtual. Las aplicaciones de triaje digital ayudaron a los proveedores a priorizar el cuidado y, al mismo tiempo, mantuvieron seguros a su personal y a sus pacientes. La telesalud y el monitoreo remoto de los pacientes pasaron de ser una novedad a una necesidad, lo que permitió a los proveedores de servicios de salud y a los pacientes permanecer conectados en momentos de distanciamiento físico.
 
Los innovadores en soluciones de salud, como Philips, pueden ayudar a liderar esta transformación. Un buen ejemplo es la forma en que Philips apoyó la práctica de los médicos generales de Holanda «Midsland» en la isla de Terschelling. Mediante una combinación de acceso a tecnologías y el apoyo remoto de especialistas, estos médicos generales pueden funcionar como un «hospital remoto». Si un paciente llega con una muñeca rota, el médico puede hacer una radiografía que inmediatamente se puede compartir con un traumatólogo, radiólogo o médico de emergencias a distancia. Esto significa que los pacientes no tienen que viajar al continente para recibir atención de emergencia o realizarse una radiografía.
 
Las tecnologías digitales, el análisis de datos y el diseño centrado en el paciente brindan nuevas oportunidades para brindar atención de manera más eficiente y rentable, como la optimización de los procesos administrativos y la superación de las barreras geográficas. La transformación digital tiene el potencial de reorganizar la prestación de servicios y conectar elementos dispares del actual sistema de salud fragmentado.
 
Sin embargo, al igual que con toda la infraestructura pública, los gobiernos deberán asumir un papel principal de orquestación en el diseño de una arquitectura digital de la atención de la salud preparada para el futuro. Es crucial que los gobiernos asuman ese papel de orquestación ahora, ya que los hospitales están invirtiendo en digitalización, para evitar que los sistemas queden atrapados en bloqueos tecnológicos y crear silos de datos que son difíciles de desbloquear. Esto será esencial para hacer realidad la promesa de la digitalización a largo plazo.

Doctors in conversation

Aprovechar la experiencia pública y privada a través de asociaciones

 

La creación de sistemas de atención de la salud resilientes y sostenibles que sean digitales por diseño requerirá una reflexión cuidadosa, una estrategia y, sobre todo, una asociación. Ya sea que los sistemas de atención de la salud sean centralizados o descentralizados, públicos o privados, los gobiernos deben desempeñar un fuerte papel de orquestación entre las muchas partes interesadas, para guiar esta transformación.

 

El sector privado puede ser un socio crítico durante esta transformación. Pero para que los gobiernos se sientan cómodos al involucrar al sector privado, es útil contar con el apoyo de un socio confiable, como las Naciones Unidas, como intermediario de confianza para facilitar el diálogo con el sector privado.

 

Alternativamente, las grandes plataformas de asociación, como la Asociación para la sostenibilidad y resiliencia del sistema de salud (Partnership for Health System Sustainability and Resilience, PHSSR) del Foro Económico Mundial, también pueden ayudar a negociar la colaboración público-privada. La PHSSR proporciona un marco para medir la resiliencia y sostenibilidad de los sistemas de salud a nivel de un país y organiza el diálogo en el país para ayudar a diseñar sistemas de atención de la salud que sean capaces de prevenir, responder y recuperarse de crisis agudas y crónicas, para minimizar sus impactos en la salud, el bienestar social y económico.

 

Una tercera opción es conseguir el apoyo de una asociación especializada, como la Coalición de atención conectada digital (Digital Connected Care Coalition, DCCC), una coalición diversa de más de 30 organizaciones miembros, públicas y privadas. La DCCC tiene como objetivo acelerar la transformación digital de la atención de la salud en los países de ingresos bajos y medios mediante el aumento de la participación del sector privado.

 

Establecer las asociaciones público-privadas adecuadas ahora es esencial, en especial, en las áreas de inversión y digitalización de la prestación de servicios, donde los desarrollos tecnológicos son increíblemente rápidos. Los gobiernos que asumen su papel de orquestadores de la creación de sistemas de salud resilientes y sostenibles también deben mostrar el liderazgo para adoptar las alianzas en todas las áreas de la atención de la salud para garantizar que las transformaciones estén preparadas para el futuro.

Doctors in conversation

Construir hoy la resiliencia del sistema de salud futuro

 

Desde modelos de financiación innovadores hasta soluciones de tecnología sanitaria, el sector privado puede desempeñar un papel fundamental en el recorrido de transformación de la salud digital global. Pero nadie puede tener éxito por sí solo. Las colaboraciones entre las partes del sector público y privado permiten que los gobiernos aprovechen la inversión y la capacidad del sector privado para abordar los problemas de todo el sistema en una asociación que ni el sector público ni el privado podrían abordar por sí solos.
 
Con la probabilidad de que se avecinen amenazas aún mayores para la salud humana, esta es nuestra oportunidad de reflexionar, planificar y actuar. Usemos la Asamblea General de la ONU como un momento en el tiempo, en medio de esta crisis, para compartir aprendizajes, cultivar las alianzas innovadoras formadas durante la crisis, además de aprovechar nuestra fuerza y liderazgo colectivos para construir sistemas de salud más resilientes y sostenibles.

 

[1] Cambio climático y desigualdad social | Naciones Unidas
[2] Una atención primaria de la salud bien diseñada puede ayudar a aplanar la curva durante las crisis sanitarias, como la COVID-19 (worldbank.org)
[3] Impulsar sistemas de salud más fuertes mientras África lucha contra la COVID-19 | OMS | Oficina regional para Áfric
[4] El eslabón perdido: el papel de la atención primaria en la salud mundial (nih.gov)
[5] https://www.who.int/docs/default-source/global-action-plan/accelerator2.pdfPMAC | Conferencia del Premio Príncipe Mahidol (pmac2020.com)
[6] Una atención primaria de la salud bien diseñada puede ayudar a aplanar la curva durante las crisis sanitarias, como la COVID-19 (worldbank.org)
[7] Fortalecimiento de la resiliencia de los sistemas de salud: conceptos y estrategias clave (who.int)

Comparta en sus redes sociales

Temas

Autor

Jan-Willem Scheijgrond

Jan-Willem Scheijgrond

Global Head of Government and Public Affairs

Jan-Willem leads the global network of government and public affairs professionals at Philips. He heads up partnerships with international partners such as the United Nations and the World Health Organization.

Follow me on

Nuestro sitio se puede visualizar mejor con la última versión de Microsoft Edge, Google Chrome o Firefox.