La historia de Matt

Encabezado de arterial periférico

Una crisis junto a la piscina  con un final muy feliz

Acciones rápidas con un DEA salvan a un atleta joven

Matt McKenna, era un adolescente de 15 años muy atlético. Acababa de regresar de un campamento intensivo de verano de lacrosse y estaba haciendo volteretas en un trampolín cuando su madre, Wendy, notó que algo estaba mal.


Matt estaba arrodillado, doblado y con la cabeza casi tocaba el suelo. Cuando Wendy corrió hacia él y comenzó a sacudirlo, no respondió. Estaba azul porque no estaba recibiendo oxígeno.


Matt estaba haciendo un paro cardíaco repentino (PCR).

 

El PCR puede ocurrir a cualquier edad

 

El PCR es un mal funcionamiento eléctrico del corazón y puede ocurrir a cualquier edad. Los impulsos eléctricos del corazón se vuelven caóticos y este ya no bombea sangre. Al igual que Matt, las víctimas típicas se desmayan y pierden rápidamente el conocimiento. Se les debe restaurar el ritmo cardíaco de inmediato o morirán.

 

Y la única manera de restaurar el ritmo cardíaco es con la descarga de un desfibrilador.

 

Un guardavidas salva a Matt

 

Cuando Wendy comenzó a pedir ayuda, el encargado de la piscina le pidió a un guardavidas que trajera un desfibrilador. Mike Mierzwa, uno de los guardavidas de turno, entró en acción. Corrió a buscar el desfibrilador y lo trajo hacia la creciente multitud de personas.

 

Aunque Mike había recibido capacitación recientemente acerca de cómo usar un DEA, no era un profesional médico. Arrodillado junto a Matt, Mike abrió el desfibrilador externo automático (DEA) Philips HeartStart y comenzó a seguir las instrucciones de voz del desfibrilador. Colocó las almohadillas en el pecho de Matt y esperó mientras la máquina analizaba su ritmo cardíaco. El HeartStart detectó desfibrilación ventricular, el ritmo cardíaco anormal causado por el PCR y aconsejó aplicar una descarga eléctrica.

 

Mike apretó un botón que le aplicó una descarga eléctrica al corazón de Matt. El DEA volvió a escanear el corazón de Matt, pero esta vez registró un ritmo normal. El corazón de Matt latía de nuevo.

 

A pesar de que su corazón latía, Matt todavía no respiraba. Mike continuó aplicando respiraciones de rescate hasta que llegó la ambulancia.

 

Hoy, Matt ha vuelto a sus actividades usuales gracias a las acciones rápidas de Mike.

Matt McKenna sobrevivió al PCR cuando un DEA HeartStart reinició su corazón.
Matt McKenna sobrevivió al PCR cuando un DEA HeartStart reinició su corazón.

Un día en la piscina casi se torna trágico

 

La mayoría de las personas no espera que los jóvenes atléticos de 15 años tengan problemas cardíacos. El pensamiento rápido y la capacitación reciente salvaron la vida de Matt.

Nuestro sitio se puede visualizar mejor con la última versión de Microsoft Edge, Google Chrome o Firefox.